Noticias

12/03/2018
[Campaña Cítricos] IDAI NATURE analiza la campaña de cítricos en donde la mejora de precios y oferta presentada en la segunda parte de la campaña ha salvado con notables resultados las exportaciones

El sector necesita buscar nuevas estrategias que le permitan tener control y posicionamiento en el mercado para garantizar una rentabilidad continua. Por ello, Idai  Nature trabaja en aportar soluciones innovadoras al cultivo de cítricos y mostrando su máximo compromiso con los citricultores 

Durante el verano de 2016, tras las estimaciones realizadas por las administraciones pertinentes, iniciaba una nueva campaña citrícola que auguraba unas cifras de récord en cuanto a producción se refiere, tanto a nivel nacional como de la Comunidad Valenciana. Las estimaciones eran aproximadas a los 7 millones de toneladas para el conjunto de producción español y de aproximadamente 4 millones de toneladas para la Comunidad Valenciana, todo hacía presagiar una campaña para volver a posicionar a España como líder indiscutible de la oferta de cítricos para su consumo en fresco, tanto en calidad como en cantidad, factor que repercute directamente con unos resultados económicos óptimos que ofrecen cierta rentabilidad para mayoristas y citricultores.

Pronto el mercado nos iba dar un atisbo de realidad, con un hundimiento de los precios desde el inicio de la campaña y que solo sería capaz de recuperarse después de las fiestas navideñas, cuando la atomización de la oferta citrícola se vio más reducida.

Existieron diversos motivos que responden a este hundimiento tan prematuro; en primer lugar la sequía prolongada durante el año 2016 afectó a la calidad de las Clementinas y Satsumas tempranas, en segundo lugar el estado de alarma que generó el acuerdo marco comercial de la UE con Sudáfrica que permitía a ésta enviar cítricos a Europa hasta el mes de Noviembre, factor, que aún más si cabe, iba ahondar en la atomización existente permitiendo al mercado ajustar a la baja los precios de Clementinas y del grupo Navel. Por último, los diversos episodios de lluvia que se presentaron desde finales de noviembre y durante el mes de diciembre empeoraron el buen estado y calidad que presentaban las distintas variedades de Clementinas provocando que casi un 50% quedará en el campo sin recolectar.

Una vez pasados los meses críticos de producción y exportación, a partir de finales de Enero y comienzos de Febrero llegó el turno de las variedades tardías, las cuales presentaron una tendencia de precios al alza y con cierto equilibrio durante su período de mercado, ello ha permitido posicionarse tanto a variedades híbridas como variedades tardías del grupo Navel y Blancas como referentes en los mercados por su calidad y presencia durante la segunda parte de la campaña que llegó hasta finales de Mayo e inicios de Junio.

Ante tal panorama se puede considerar de desastre la parte inicial de la campaña 2016-2017 que lastró las expectativas de exportación para el conjunto del territorio nacional y en concreto a nivel de la Comunidad Valenciana por la gran cantidad de producción presente durante estos primeros meses, no obstante, la mejora de precios y oferta que presentó la segunda parte de la campaña ayudó a amortiguar el impacto negativo generado por el lastre que supuso un arranque con unos resultados económicos muy lejanos a los esperados por mayoristas y productores. En cifras, la Comunidad Valenciana cerró la campaña con unas exportaciones de 2.500.000 de toneladas mientras que a nivel nacional fue de alrededor 3.500.000 de toneladas.

Nuevas estrategias para el sector

Actualmente el sector citrícola español está necesitado de nuevas estrategias que le permitan seguir teniendo cierto control y posicionamiento en el mercado para garantizar una rentabilidad continua, adelantándose a la competencia existente con otros países de la zona mediterránea con los cuales compartimos mercado. Hoy la calidad no es suficiente y desde Europa se demandan nuevas exigencias que solo la innovación y el dinamismo que seamos capaces de ofrecer nos ayudará a satisfacer dicha demanda.

Estas exigencias y demandas pasan por una agricultura más sostenible con el medio y con una reducción drástica de productos de síntesis química que puedan interferir con el medio ambiente y la salubridad de los alimentos, es aquí donde podemos anticiparnos a nuestra competencia para satisfacer las exigentes demandas de nuestro principal mercado. La Citricultura nacional está dando muestras hacia este cambio en la forma de cultivar y producir, incrementando hasta las 6.300Ha la superficie dedicada al cultivo ecológico durante los últimos años y con un incremento de proyectos Residuo Cero a través de los cuales IDAI NATURE está participando para dar soluciones innovadoras al cultivo de Cítricos, mostrando nuestro máximo compromiso con los citricultores para ayudarles a presentar la máxima competencia y novedades al mercado europeo.

Roberto P. Yuste Gallach, 

Responsable de Ventas Nacional

Doctor Ingeniero Agrónomo 






Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información. [Más información]

cerrar