08/03/2019

El COIAL y el Día internacional de la mujer 

Podríamos hacerlo cualquier otro día del año, pero aprovechamos que esta semana la mujer y la ingeniería han tenido un papel muy destacado en la sociedad para dar  ejemplos  de compañeras que pueden servir de  referente e inspiración  a las más jóvenes y les lleve a escoger nuestra profesión como proyecto laboral y formativo.

Desde el COIAL queremos dar visibilidad a aquellas compañeras que forman parte de la estructura de gobierno del COIAL y, como venimos haciendo año tras año, aprovechamos el día de hoy para que nuestra colegiada más veterana y nuestra colegiada más joven nos cuenten sus experiencias.  Escuchándolas, más que un reconocimiento a ellas, es un reconocimiento a toda una profesión:

En el apartado de representantes, Elena Picó, que es la Secretaria del COIAL destaca que “cada vez son más las ingenieras agrónomas que ocupan puestos destacados y que contribuyen al reconocimiento de nuestra profesión, al tiempo que constituyen un referente para todas las compañeras”. Por otra parte, Raquel Aguilar, que es vocal en la Junta de Gobierno señala que  “en los últimos años, la visibilidad y relevancia de las mujeres en la sociedad se ha incrementado. El COIAL, que no es ajeno a los avances sociales, también se han producido estos cambios. Una prueba de ello ha sido el incremento del número de mujeres que formamos parte de la Junta Directiva (Elena Picó, Ana María Pla y ella misma ). No obstante, debemos seguir trabajando para conseguir la paridad. Por este motivo es muy importante que todas formemos parte de este colegio profesional: para poder visibilizarnos, no solo por nuestro trabajo individual, sino también como colectivo”. Por último, Ana María Pla,  Las mujeres podemos aportar muchísimo en todos los ámbitos de trabajo. Como Delegada en Castellónhe visto aumentar el número de colegiaciones de mujeres ingenieras agrónomas que con su trabajo contribuyen en la mejora de sectores tan importantes como es el sector agrario, el alimentario y del medio ambiente”.

Por lo que respecta a nuestra ingeniera más veterana, Mª Ángeles Lluch, destacamos que es “doctor Ingeniero agrónomo”, que es tal como consta en sus títulos oficiales, ya que por aquel entonces no estaba feminizada tal denominación. Afortunadamente hay cosas que van cambiando.

De ella decir, que fue la primera mujer catedrática de universidad adscrita a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la UPV. Y también la primera mujer catedrática de universidad que desarrolló su trabajo estable de investigación en el Departamento de Tecnología de Alimentos de la Universidad Politécnica de Valencia, donde fundó y lideró el Grupo de Investigación MiQuAli, centrado en el estudio de la microestructura y química de los alimentos; en la actualidad, tres mujeres de las que ella formó son ya catedráticas de ese grupo: “Me siento muy orgullosa por haber pertenecido a una generación pionera que, en unos momentos aún muy complicados para nosotras, tuvimos la determinación y el tesón de aportar nuestro granito de arena para que ahora, a las mujeres que vienen detrás, les resulte un poco más fácil y no cejen en el esfuerzo. Animo especialmente a las niñas y a las jóvenes a introducirse en el apasionante mundo de la investigación, y que aquella semilla que unas pocas sembramos hace tanto tiempo siga dando muchos y muy buenos frutos. Que siempre luchen por alcanzar sus sueños”.

Y como anécdota Mª Ángeles nos cuenta:

Recuerdo cuando, siendo aún jovencísima y con la carrera recién terminada, acudí a colegiarme , me hicieron pasar inmediatamente al saloncito de la sede del Colegio y salieron a recibirme para darme la bienvenida el Decano, el Secretario Técnico y la Secretaria, todo el personal que había entonces, tal era la novedad cuando tan poquitas mujeres estudiábamos una carrera técnica.

Creo firmemente que el Conocimiento está en la esencia de la libertad del ser humano como individuo, y en la base del progreso de la humanidad como colectividad. Por ello me siento privilegiada por haber pertenecido a un colectivo de tal nivel, el del COIAL, para el cual el conocimiento ha sido y es el fundamento de nuestra profesión como Ingenieros Agrónomos, en cualquiera de las múltiples facetas en las que pudiéramos desarrollar nuestra profesión, independientemente de que fuéramos mujeres u hombres.

Carla Picard Sanz, que la colegiada más joven, nos da una buena alegría en un día como hoy “siempre he tenido la suerte de sentirme en igualdad de condiciones tanto en mi carrera como en mi actual trabajo. Me siento orgullosa de pertenecer a este colectivo”.
Por último, no nos podemos olvidar de una compañera, Ana Casp, que en buena parte nos inspiró en la forma de celebrar este día. Fue primera ingeniera egresada de la escuela de València y nuestra primera colegiada (1966). Fue Premio FPIA 2017 a la Excelencia Profesional, y se le reconoció, además de por sus innumerables méritos académicos y profesionales, ser eso, la primera. La primera que mostró que la ingeniería no es una cuestión de género. Siempre la tendremos en nuestro recuerdo y no nos cansaremos volver aludir la entrevista que se le hizo el periodista Carlos Aimeur, en la que hace balance de su vida como ingeniera.